viernes, 22, enero, 2021
CubaOnLine

Luego de que el Estado y Marsans no coincidieran en los números, la pelota se pateó para adelante. Algunos quieren anular el acta, otros que Marsans pague, y los españoles pretenden quedarse con Austral y regalar Aerolíneas.

Tal como había predicho el viernes por la tarde el diputado Ariel Basteiro en declaraciones a este medio, los misterios sobre la valuación de Aerolíneas Argentinas y Austral que estaba realizando el Tribunal de Tasaciones de la Nación comenzaron a develarse entre el lunes a la noche y el martes a la mañana. Fue temprano el pasado martes cuando se reunió la asamblea de accionistas de ambas compañías y se pusieron sobre la mesa los números a los que habían llegado el Tribunal -elegido por el Estado argentino- y el Banco Credit Suisse -contratado por el Grupo Marsans-. Como era de esperar, no hubo acuerdo: mientras que el informe elaborado por la parte vendedora indica que el precio de las dos empresas oscilaría entre los 250 y los 450 millones de dólares, el organismo público sostiene que tienen un valor negativo de 622 millones (menos 546 millones por AR y menos 76 por Austral). Por ese motivo, la decisión sobre el traspaso se pospuso para el miércoles 12 de noviembre, pero los españoles no tardaron en modificar la oferta: entregar Aerolíneas gratis a cambio de quedarse con Austral. Hasta ahora la respuesta fue negativa, tanto de parte del secretario de Transporte Ricardo Jaime, como de los legisladores de la Comisión Bicameral y de los gremios. Está claro que Marsans quiere quedarse con la segunda compañía más importante del país o recibir plata para desprenderse de las dos. No aceptará otra posibilidad, y la segunda de esas dos variantes supondría un acuerdo con el Estado para cerrar el trámite en 350 millones de dólares, más allá de lo que digan tasadores propios y ajenos. Ya hay diputados y senadores que fantasean con una ley de expropiación.

Dentro de la ley, todo
Una de las voces más predispuestas a hacerse oír desde que está en juego la venta de Aerolíneas ha sido y sigue siendo la del presidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Jorge Pérez Tamayo. Consultado por este medio se mostró reacio ante la posibilidad de que Marsans se quedara con Austral, aunque no dejó entrever su verdadera posición ni la de su gremio. “Si quieren hacer eso deben cambiar la ley. Esa propuesta es ir en contra de la ley que fue sancionada en el Congreso”, expresó el sindicalista, que para variar sentenció: “Cualquier iniciativa de Marsans es inviable”. Respecto a los rumores de expropiar, Pérez Tamayo opinó que “lo óptimo sería ponerse de acuerdo”. Y dejó en claro que la única posibilidad que acepta es que Marsans venda las dos aerolíneas.

Tironeo
En la vereda de enfrente se paró el diputado de la UCR Rubén Lanceta, que integra la Comisión Bicameral de Reforma del Estado y Seguimiento de las Privatizaciones. El radical bonaerense anticipó a este periódico que a más tardar este lunes iba a presentar ante la Justicia una acción de nulidad del acta acuerdo, firmada por Jaime, De Vido y los representantes de Marsans. Una vez que el acta ya no tenga vigencia -si es que se anula-, Lanceta dice que habrá que presentar en el Congreso el proyecto para concretar la expropiación, a la que define como “el escenario ideal”. En relación a la opción de quedarse con AR y dejarle Austral a sus actuales dueños, Lanceta consideró que “es un disparate, y encima piden competitividad (N. de la R.: Marsans quiere que la aerolínea cuente con las mismas condiciones que LAN)”. Además, el legislador dijo una y otra vez que hay que evitar cualquier relación de compra-venta, para sortear la eventual situación de tener que pagarle a los españoles y de asumir la deuda.
Frente a la intención de anular el acta, Pérez Tamayo señaló que los que plantean la nulidad no saben por qué se firmó. “Fue para garantizar la continuidad de las compañías. Si se anula el acta, quiebran las empresas”. Esto último fue desmentido por el legislador radical. “Pérez Tamayo es uno de los causantes del gran desfasaje de Aerolíneas. Cuando dice eso se nota que no sabe de derecho, Cirielli no dice lo mismo”, disparó Lanceta.

Qué dice UALA

El vicepresidente de la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA) -gremio que agrupa a los pilotos de Austral-, Cristian Erhardt, dialogó con este medio el viernes por la tarde, en un momento en el que él y sus compañeros estaban reunidos, debatiendo su postura acerca de la oferta de Marsans al Estado argentino. “Nos sorprendió la propuesta”, reconoció, aunque sostuvo: “No nos casamos con nadie, somos pro-Austral, nada más. Vamos a ver qué le conviene más a la compañía”. Respecto al vaciamiento de las empresas, expresó que ellos salieron perjudicados, pero no culpó sólo a los españoles, sino también a Basteiro, por haber sido director representante del Estado.