domingo, 27, septiembre, 2020
CubaOnLine

Hace pocos meses abrió sus puertas en St. Maarten, la isl del lado holandés, la nueva Terminal aérea internacional que se reservó su nombre histórico: Princess Juliana International Airport. Sin embargo, los câmbios edilícios y de servicios es algo totalmente diferente a la vieja terminal.
En la planta baja del nuevo edificion de última generación está el sector de check in y equipajes y en la segunda planta abrió sus puertas un shopping de 3000 m2 y la sala de check out, donde se pueden recibir hasta un total de 2,5 millones de pasajeros al año.
St. Maarten encaró desde hace un par de años  y en el marco de un Plan Estratégico de turismo una etapa de importantes mejoras que se suman a innumerables iniciativas privadas como la construcción de condominios, organización de eventos y workshops de capacitación para empleados y directivos de empresas, planificación de eventos e incentivos e instalación de nuevos y más entretenimientos para toda la familia.
Paralelamente la ampliación y renovación de muchas de las Marinas con que cuenta la isla la afianzan como un destino ideal para la práctica de yatching, navegación de todo tipo e importantes certámenes internacionales como la ya clásica Regatta Heineken. A su alrededor se han edificado condominios de diversas categorías que sirven a la vez como appart hotel y tiempo compartido. Incluso muchos de los arquitectos en estos emprendimientos son de origen argentino.
La estrella para el sector de navegación es sin dudas el Great Bay Port, edificado en los últimos cuatro años y el cual permite recibir hasta cuatro cruceros simultáneamente, dos de los cuales pueden ser mega barcos.
Desde la terminal Dr. A. C. Wathey Cruise & Cargo Facility los viajeros pueden visitar la capital, hasta la cual llegan navegando a bordo de taxis acuáticos o por tierra n táxis o autos de alquiler. La opción es quedarse simplemente difrutando de las tiendas de marcas internacionales libres de impuestos, paseos artesanales y otras propuestas con que cuenta la terminal.
En los últimos dos años St. Maarten también mostró sus principales calles totalmente recicladas, se renovó la famosa Front Street con una inversión de 3 millones de dólares, se modificó con 1,7 millones el Captain Hodge´s Whalf y se desarrolló el plan para el Boardwalk, un paseo que se construyó bordeando la playa e integrando bares y restaurantes de Front Street con el sector de arena y som