lunes, 28, septiembre, 2020
CubaOnLine

Aunque a simple vista parezca que la actividad turística y la lucha contra la discriminación tienen poco que ver, la provincia de Entre Ríos demuestra que no es tan así. El secretario de Turismo -y presidente del Consejo Federal-Adrián Stur se reunió el miércoles 13 con representantes de la Asociación Amigos de la DAIA (N. de la R.: Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) para planificar y trabajar en torno al programa “Destinos libres de discriminación”. El objetivo de la DAIA es poder hacer extensiva esta propuesta a todos el país, aunque por el momento sólo ha trazado lazos con Córdoba. En la reunión también estuvo presente el director de la Casa de la provincia de Entre Ríos en Buenos Aires, José Ríos. El próximo encuentro entre las partes será en septiembre.

Manos a la obra
En diálogo con Mensajero Periódico Turístico, tanto Stur como Ríos indicaron que el programa consistirá en un trabajo de campo, donde se auditarán las realidades, para luego, en caso de registrarse situaciones de discriminación de todo tipo (religioso, político, social, entre otros), se actúe en consecuencia. “Ellos van determinando si hay grados de discriminación, van certificando que existe o no algún rasgo. Sin embargo, eso lleva tiempo, no es fácil, y por eso es necesaria la capacitación, que será garantizada por la DAIA”, dijo el secretario de Turismo, mientras que el director de la Casa de la Provincia manifestó que “se va a realizar capacitación in situ, como así también asesoramiento on-line -por teléfono- para que los guías de turismo y otros agentes profesionales del turismo puedan resolver determinados casos en el momento”. Ríos agregó que “fundamentalmente se va a trabajar para evitar que los pobladores locales discriminen a los turistas, por ejemplo cuando llegan a una oficina de información a preguntar algo”.
El titular del CFT dijo que se van a diseñar planes de promoción a nivel internacional para concientizar sobre esta iniciativa. “Entre Ríos se encargará de la logística y además aportará los honorarios para los capacitadores, que serán elegidos por la fundación”, añadió.
Stur explicó además que “el caso de Entre Ríos es muy particular porque ha sido una provincia que recibió corrientes inmigratorias de distintos países y orígenes -judíos, alemanes, españoles, franceses, italianos y suizos, entre otros-, y de esa manera fueron posibles fusiones y uniones muy diversas”. Por ese motivo el funcionario expresó que “se generó, a lo largo de los años, una cultura de la comunión y la convivencia cotidiana y laboral entre personas de distinta