domingo, 27, septiembre, 2020
CubaOnLine

Ratificó los beneficios de la vuelta de la empresa a manos del Estado y advirtió: "Es necesario mejorar el servicio de la empresa".
El gerente general de Aerolíneas Argentinas, Julio Alak, inició poco antes de las 15 su exposición ante el plenario de comisiones de Presupuesto Y Hacienda y de Transporte de la Cámara de Diputados y se retiró poco después de las 17.
El funcionario comenzó leyendo un informe sobre la situación en la que encontró la empresa y luego respondió las preguntas que fueron expuestas por los legisladores.
El ex intedente de La Plata destacó la importancia de “garantizar el servicio de transporte aéreo”. “Es necesario mejorar el servicio de la empresa aérea”, advirtió, al tiempo que destacó los beneficios positivos que genera esto es “el incremento del turismo”. Según explicó, "al 30 de mayo pasado, la deuda de Aerolíneas alcanzaba la suma de 2.672 millones de pesos, con un elevado déficit operativo mensual que se viene acumulando desde enero de este año".

Marsans también se hizo presente
El gerente corporativo del grupo español, Vicente Muñóz, dijo "No hubo vaciamiento ni nos llevamos un solo peso de Aerolíneas", al defiender su gestión en la línea de bandera. También dijo que perdieron u$s280 millones por las huelgas.
Muñoz explicó que Marsans decidió abandonar Aerolíneas Argentinas debido al "alto nivel de conflictividad" de los sindicatos, en especial de pilotos, a cuyas protestas atribuyó las grandes pérdidas de la empresa.
Según Muñoz, en los últimos doce meses Marsans perdió 280 millones de dólares debido a la conflictividad laboral. Además, insistió en que la deuda exigible se limita a u$s290 millones y no a u$s890 millones, como se ha divulgado entre algunos sectores involucrados en el conflicto.
"Es falso que la empresa deba u$s890 millones, porque se confunden los pasivos con la deuda", apuntó Muñoz, que aseguró que hay compañías aéreas que tienen pasivos superiores y funcionan con normalidad porque se tienen en cuenta sus activos.
Rechazó también las acusaciones de sobre-venta de pasajes y afirmó que se han contabilizado u$s147 millones en pasajes pendientes de uso, "una cifra triste", dijo, que podría ser mayor si no fuera por la desconfianza de los clientes a causa de las huelgas promovidas por los sindicatos.
"No se han sobre-vendido pasajes", insistió, "en todo caso se han sobre-programado vuelos para cubrir la demanda y mejorar la rentabilidad", pero, cada vez que se intentó, los sindicatos convocaron huelgas y "le hicieron mucho daño a la compañía", dijo.
A su juicio, "con la actual conducción del sindicato de pilotos no habrá solución" para Aerolíneas Argentinas ni para su subsidiaria de vuelos de cabotaje, Austral. (Fuente: Crítica Di