jueves, 26, noviembre, 2020
CubaOnLine

Ubicado en el corazón de Estados Unidos – en el norte de Texas – el Aeropuerto Internacional DFW es una de las principales puertas de entrada a Norteamérica y al resto del mundo. Sus modernas instalaciones ofrecen una gran variedad de locales comerciales, restaurantes y hoteles de primera clase, lo que se traduce en un servicio de lujo donde los pasajeros realmente pueden disfrutar del placer de viajar.
Con una inversión de millones de dólares en nuevos servicios y en facilidades para satisfacer al pasajero internacional, la nueva Terminal D es considerada una de las mejores instalaciones de su tipo en el mundo. No en vano es el tercer aeropuerto más concurrido con un índice de tráfico de 162 mil pasajeros diarios y 900 salidas cada 24 horas a más de 170 destinos. El Aeropuerto Internacional está distribuido en cinco terminales fáciles de recorrer incluyendo la Terminal Internacional D, entre ellas se puede utilizar un moderno tren de alta velocidad, SkyLink, que las conecta en un tiempo promedio de menos de cinco minutos, ideal para el pasajero en tránsito.  
Su moderna infraestructura también contempla un amplio sector de oficina de Inmigración y Aduanas, que facilitan que este trámite se realice de forma rápida y eficiente, con una capacidad de atención de hasta 2.800 pasajeros por hora. Igualmente se puede disfrutar de una amplia zona comercial donde se pueden adquirir souvenirs, libros, accesorios, regalos, equipos electrónicos, artículos de deportes, y novedosos servicios como arriendo de laptops o computadoras portátiles, cargador de dispositivos electrónicos como computadores o PDA’s, como también zonas especiales con acceso Wi-Fi para navegar por Internet. La gran novedad son los servicios de spa y belleza personal.
Para que las compras en DFW sean más convenientes existe un módulo de Tax Free Shopping Ltd., donde los visitantes internacionales pueden reembolsar los impuestos de las compras realizadas en el aeropuerto y en el resto de las ciudades de Texas.  
El arte y la cultura no están ajenos de esta espléndida terminal aérea, todas sus instalaciones están decoradas con increíbles obras de más de 30 artistas locales, nacionales e internacionales, incluyendo mosaicos, fotografías, cuadros y esculturas, algunas de ellas interactivas que sirven de entretenimiento para los viajeros, sobre todo para los niños.
Finalmente, para quienes desean hospedarse en DFW, el Grand Hyatt DFW es reconocido internacionalmente por su servicio de primera clase. Con 298 habitaciones y más de 10.000 m2 de espacio y a apenas unos minutos del aeropuerto es el lugar perfecto para una escala larga y hasta incluso para la celebración de todo tipo de eventos sociales o de negocios. A esto se suma una gran variedad gastronómica que incluye comida típica americana, tejana, mexicana, italiana, entre otros.
Dallas y Fort Worth, la combina