martes, 29, septiembre, 2020
CubaOnLine

La semana pasada Aviabue presentó a la prensa los resultados de su encuesta de valores de cargos de emisión en billetes aéreos, correspondiente a un universo de 150 agencias de viajes. Los resultados dividen al mercado en grandes y pequeños, y permiten plantear un panorama de situación.

Con el fin de realizar un diagnóstico de situación y conocer aún más en profundidad la opinión de sus socios con respecto al tema, Fabricio Di Giambattista, a cargo de la subcomisión de Transporte Aéreo de Aviabue, presentó los resultados de la encuesta realizada sobre un número de 150 agencias, de las cuales respondieron en forma anónima 115.
Según Di Giambattista, “lo que estábamos detectando de un tiempo a esta parte es que nos faltaba información para trabajar en consecuencia sobre ciertos datos y estadísticas. Hicimos varias encuestas de fee para saber si las agencias lo utilizaban o no, y en este caso puntual seleccionamos una muestra acotada. Hoy somos casi 700 socios, y procesar una información de todo este volumen de gente se nos hace difícil”, aclaró. Por otro lado agregó que uno de los objetivos principales es “saber las opiniones que tienen de ciertos temas para actuar conforme a ello. Hay una sensación de que nadie sabe exactamente qué es lo que el mercado pide o pretende”. Este relevamiento fue dado a conocer a los asociados a través del newsletter que envía Aviabue.

Conceptos destacados
El titular de Transporte Aéreo se preocupó por resaltar tres conceptos: en lo que se refiere a los vuelos domésticos, en el item en que se consulta sobre si se aplicaría cargo variable o fijo, Di Giambattista informó que “estos resultados están muy parejos, porque en muchos casos el porcentaje fijo supera al variable. Entonces, ahí es donde más se acortan las diferencias”.
En el punto referido al fee de emisión, la encuesta propone una distinción entre un porcentaje variable y uno fijo. Allí, la gran mayoría de los que prefirieron fijar un cargo fijo hablan de entre 50 y 100 dólares, y el porcentaje variable es un 10 por ciento. “Ahí es donde se ven más las diferencias, y esto creo que tiene un poco que ver con que las agencias todavía no descubrimos bien nuestros costos. Como esto es un proceso que tenemos que madurar, para acertar en el formato ideal tenemos que tener en claro cuáles son nuestros costos y ahí sí las agencias van a ir más a un cargo fijo”, aseguró Di Giambattista.
Por otro lado, en el item referido a los cargos por vuelos internacionales, el 59 por ciento respondió que aceptaría cargos variables. De ese 59 por ciento, el 30 afirmó que aplicaría un 10 por ciento sobre la tarifa, y el 41 por ciento restante que cobraría cargos fijos que variarían entre los 50 y 100 dólares.
Para el funcionario de Aviabue, la respuesta que marca una tendencia en el mercado es la que indaga sobre la importancia de que las compañías aéreas cobren cargos de emisión. Allí más del ochenta por ciento respondió afirmativamente y, según Di Giambattista, “eso da la pauta de que no todos están preparados todavía para otro sistema, para competir libremente con la compañía. El mercado todavía percibe que las líneas aéreas, sobre todo algunas, compiten deslealmente”.

Una cuestión de costos
De acuerdo a las estimaciones realizadas desde la Asociación, para cubrir los costos de las agencias se tendría que cobrar cargo de emisión entre un siete y un ocho por ciento en base a la tarifa. “Cuando la tarifa es más cara se incurren en más costos: bancarios, de seguros, entre otros, y ahí aumentan los costos estructurales de la empresa. En algunas tarifas puede pasar que los 50 dólares representen ese 7 por ciento. Por eso hay algunos que piden que el costo sea variable, porque para algunas agencias es muy difícil determinar sus costos, y para cubrirlos se está en un promedio del 7 por ciento”, aseguró Di Giambattista.
En las preferencias del mercado prima el porcentaje variable, que se refleja en el escaso conocimiento que tienen actualmente las agencias de sus costos internos. Por otra parte, existe todo un universo de gastos que se incrementan a medida que aumentan los montos de los billetes, y es por ello que cuando se elevan las tarifas, la preferencia en los datos relevados se inclina por el cargo variable.

Objetivos y alcances
Desde Aviabue se proponen concientizar a las compañías aéreas locales, debido a que son las que más atención pueden prestarle al tema y con las que se tiene un diálogo más fluido. “Lo que les transmitimos a las compañías es tener una mayor colaboración, e indiscutiblemente el fee de 10 dólares que cobran las aerolíneas no nos sirve, es muy bajo y no acompaña la realidad económica del país. En ese contexto resulta difícil insertar el fee, nosotros tenemos que trabajar para que aquellos a los que les cuesta cobrarlo lo puedan implementar”, afirmó Di Giambattista. Y finalizó: “El agente tiene que capacitarse y cobrar por un servicio que sólo él puede dar, y esta es una tendencia que se viene dando mundialmente. Nos falta tiempo, pero no creo que esto sea un imposible para los agentes de viajes”.

La situación de las agencias frente a los clientes

“En cuanto una agencia de viajes vende un pasaje aéreo que no sale junto con algún servicio, hay un servicio incumplido. Ahí tenemos un problema, porque el servicio incumplido va adosado con un servicio por el cual no se ganó nada o se ganó muy poco. Entonces, ¿cómo se responde a esto? Nosotros tenemos normas y condiciones de contratación de la Sectur, y queremos hacer un modelo de contrato de viajes para estos casos en donde podamos comunicar nuestros deberes y obligaciones. El agente puede ser castigado por no haber informado debidamente, ¿pero cómo lo demuestra? Por suerte todavía no hay tantos conflictos al respecto, pero nosotros queremos llegar a tener el mismo contrato que tiene una persona que se sube al colectivo, y con el boleto ya saber qué responsabilidades y obligaciones tiene la compañía. Nosotros capacitamos para que nuestros asociados brinden toda la información necesaria a los pasajeros, este es nuestro valor agregado”, concluyó D