martes, 29, septiembre, 2020
CubaOnLine

El Delta del Parana, luego de la colonizacion española, fue poblado por los jesuitas que junto con aborígenes cultivaron la región hasta que fueron expulsados en 1767. La zona al quedar abandonada, fue refugio de corsarios, piratas y contrabandistas.
Precisamente el río Carabelas, debe su nombre a las embarcaciones de este estilo, que en época colonial aguardaban en este río tener agua y viento suficiente para entrar al puerto de Buenos Aires o seguir camino río arriba hacia el Paraguay. En esta epoca virreinal las carabelas iban y venían cargadas de mercaderías y riquezas. Al quedar fondeadas aqui, eran presa sumamente facil de piratas y corarios, quienes atacaban, robaban y rapidamente se hacian con el botin, escondiendose en las islas, cuya tupida vegetacion hacia practicamente imposible cualquier intento de apresarlos.
Una de las bandas piratas mas feroces y conocidas del Delta fue la de Marica Rivero y ¨Correntino Malo¨, quienes hacia 1870 asolaban la zona.
Fue una epoca donde tambien criminales de otras provincias litoraleñas y del Uruguay, huyendo de la justicia se refugiaban en las islas, que eran tierra de nadie y donde regia la ley del mas fuerte. Ellos terminaban formando las bandas de piratas.
Esta situcion llevo al gobierno a organizar  operativos contra estas bandas. Pero lo que mas resultado dio fue la entrega y venta de estas tierras a precios muy economicos y hasta regaladas a inmigrantes europeos para colonizar el area hacia fines del siglo XIX y principios del XX. Muchas de estas colonias aun subsisten como es el caso de los vascos en el río Carabelas.

Reserva La Juana, donde abunda el encanto de la naturaleza virgen, fue testigo de aquellos tiempos, y una de las alternativas ineludibles para los que desean entrar en contacto con la naturaleza en el marco del río y la soledad más acogedora. La Juana queda sobre el río Carabelas, a unos veinte minutos de navegación desde el Puerto de Escobar. En este sentido, vale recordar que para llegar al Puerto de Escobar, sobre el Paraná de las Palmas, se debe recorrer la ruta 25, que atraviesa la ciudad de Escobar y llega hasta la ribera del río, luego de sortear el puente que cruza el río Luján. Una vez allí, una embarcación puede llevar al visitante al paraíso que propone La Juana.
Vale también destacar que también se puede llegar a La Juana desde el puerto de Tigre, aunque en este caso la navegación demora aproximadamente una hora.
Rodeado de un paisaje salvaje y exuberante, la reserva posee algo más de 60 hectáreas dentro de un área protegida por la UNESCO en las que es posible llevar a cabo caminatas, realizar avistaje de aves, reconocimiento de flora y huellas de animales como el carpincho y el ciervo de rio, llevar a cabo safaris fotográficos, pescar, hacer canotaje  o simplemente relajarse para gozar de la naturaleza y darle un premio al descanso. Cabañas bien equipadas en las que se puede gozar de una estadía inolvidable, playas de arena privadas, excursiones de medio día o día entero, guías bilingües y la posibilidad de organizar eventos sociales y empresariales completan la oferta de esta magnífica reserva en la que la fauna y la flora están allí, al alcance de los sentidos, para ser disfrutadas en toda su dimensión. Sencillamente, una experiencia inolvidable.

Datos Útiles Reserva Las Juana:
Teléfonos para reservas (011) 4702-