domingo, 27, septiembre, 2020
CubaOnLine

Luego de que los miembros de la UE aprobaran por unanimidad la denominada “directiva de retorno” de inmigrantes ilegales, millones de inmigrantes se encuentran en peligro de ir a la carcel para luego ser deportados. Desde la cumbre de presidentes del Mercosur  se cuestionó la resolución europea.

Luego de que los 27 países miembros de la Unión Europea se expresaran a favor de la norma denominada “directiva de retorno” –con 369 votos a favor, 197 en contra y 106 abstenciones- los presidentes de América reunidos en la ‘XXXV Cumbre del Consejo del Mercado Común del Sur -Mercosur-’ expresaron unánimemente su rechazo a esta política. La norma -que establece prisión por períodos de hasta 18 meses y posterior expulsión para los migrantes indocumentados- fue calificada por el presidente de Bolivia, Evo Morales, como una “vergüenza”, mientras que la presidenta Cristina Fernández, su par venezolano Hugo Chávez, la chilena Michelle Bachele t y el uruguayo Tabaré Vázquez calificaron a la ley como un “brote xenófobo”, al igual que lo hicieron los cancilleres de Uruguay, México y Ecuador.
La ley, ratificada por el Parlamento europeo el 18 de este mes, motivó el envío de una carta a la Unión Europea por parte del mandatario boliviano, en la que enfatizó el rol cumplido por el continente americano durante la Segunda Guerra Mundial, momento en el que “millones de europeos migraron a América Latina sin que nadie les exija visas ni otros condicionamientos”.

Las repercusiones
Por su parte, el canciller boliviano, David Choquehuanca, dijo en conferencia de prensa semanas atrás que “existe un principio de reciprocidad que se aplica entre varios países en cuanto a la reglamentación internacional de emigrantes”, y que esto todavía no se encuentra descartado por el gobierno de su país.
“El visado lo hemos aplicado con los Estados Unidos, y si el gobierno toma la decisión, también podemos aplicar este principio de reciprocidad con los países de Europa”, afirmó el canciller. También afirmó que la carta enviada por Morales “no supone una amenaza a la Unión Europea sino una llamada a la reflexión y a la sensibilización de las autoridades comunitarias”.
Por otro lado, Morales amenazó con bloquear las negociaciones comerciales que actualmente se encuentran llevando a cabo los países integrantes de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión Europea e imponer restricciones a los visados europeos. “Promover la libertad de circulación de mercancías y finanzas, mientras enfrente vemos encarcelamientos sin juicio para nuestros hermanos que trataron de circular libremente es negar los fundamentos de la libertad y de los derechos democráticos”, aseveró el presidente boliviano. También afirmó que “estamos bajo una intensa presión de la Comisión Europea para aceptar una profunda liberalización del comercio, los servicios financieros, propiedad intelectual o servicios públicos para garantizar de esta manera la seguridad jurídica de las empresas europeas”. El mandatario explicó que –de solucionarse esta situación- “estaríamos en la imposibilidad ética de profundizar las negociaciones con la UE’”.
Mientras tanto, el presidente venezolano Hugo Chávez advirtió que podrían suspenderse las exportaciones de petróleo a los países que apliquen la medida.

La unión hace la fuerza
El documento que dio cierre al encuentro de jefes de Estado en la provincia de Tucumán expresó el malestar común de todos los países del Mercosur en lo referente a la aprobación de estas políticas, afirmando que “no se reconoce el principio de reciprocidad histórica”. “Las naciones tradicionalmente generadoras de corrientes migratorias que en la actualidad son receptoras de inmigrantes, no reconozcan en base al principio de reciprocidad histórica, la responsabilidad compartida entre los países de origen, tránsito y destino de los flujos migratorios”, afirmó el escrito. Evo Morales realizó un llamado a la UE a respetar los derechos humanos y ser fieles a su discurso de globalización de políticas migratorias, que permita “mantener un dinamismo provechoso para ambos continentes”, y a conformar un bloque latinoamericano que se oponga de lleno a este tipo de políticas.
A su vez, el presidente venezolano Hugo Chávez opinó que Europa ha seguido el ejemplo de Washington al adoptar una política “bárbara’’ de inmigración. “La Europa civilizada ha abierto y ha legalizado la barbarie, porque es una verdadera barbarie, es algo bárbaro, digno de las épocas, de las peores épocas en las que la barbarie imperó en el mundo’’, afirmó Chávez.
El presidente de Venezuela denunció que las nuevas reglas de la UE de deportar a los inmigrantes ilegales se pueden comparar a levantar un virtual “muro en el Atlántico. Allá está un muro, ese muro existe: el muro de la vergüenza. Los europeos a lo mejor siguen el mal ejemplo de Estados Unidos’’, afirmó Chavez y concluyó: “A Europa le va a costar un poco más, porque tendrían que hacer un muro en el Atlántico’’.

 

Por el Mercosur sin pasaporte

Gracias al acuerdo realizado entre los países integrantes del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela  en proceso de adhesión) durante la Cumbre de Jefes de Estado, los residentes de dichos países podrán transitar en la región sin necesidad de presentar el pasaporte. Los presidentes de los respectivos países explicaron que este acuerdo está destinado a facilitar el tránsito de personas en el ámbito comunitario.
El convenio entrará en vigencia después de que cada uno de los gobiernos nacionales capacite a sus organismos de inmigración, y no tendrá necesidad de ser aprobado por los parlamentos locales. Según el subsecretario de Integración Económica de la Cancillería Argentina, Eduardo Sigal, este es el resultado de “la multeralización de acuerdos entre los países de América del Sur para que se flexibilice el tipo de documento para la circulación de las p