jueves, 1, octubre, 2020
CubaOnLine

El Vedado puede ser considerado el centro actual de La Habana, el barrio de los negocios y del comercio. Allí están los bancos, las compañías aéreas, las agencias de viaje, los cines, las oficinas de los ministerios, numerosos hoteles y tiendas comerciales.
Las avenidas y calles del Vedado están trazadas en ángulo recto y se denominan con cifras o letras.

Calle 23 y la Calle L
La Calle 23 es la más popular para pasar el día, sobre todo en su intersección con la Calle L, y va desde el Puente del Almendares hasta el Malecón. Desde esta intersección hasta el Malecón se la llama La Rampa, y es el lugar de mayor actividad en toda la capital cubana. Como su relieve es en caída, bajando una loma, a veces ir a lugares como la heladería Coppelia implica un pequeño esfuerzo físico extra.
La 23 y la L pueden considerarse como las arterias principales de la ciudad donde se congregan grandes hoteles: el Nacional, el Tryp Habana Libre, el Capri, el Victoria.
También a menos de una cuadra del Habana Libre se encuentran las majestuosas escaleras de la Universidad de La Habana. La plaza Ignacio Agramonte representa el centro del campus, rodeado por cuatro edificios: el rectorado, la facultad de derecho, la facultad de ciencias y la biblioteca.
En la calle San Miguel, en el Nº 1159 esquina Ronda, se encuentra el Museo Napoleónico, una pequeña rareza en el Caribe, ya que muy lejos de Francia, reúne una variada colección sobre Napoleón Bonaparte, la más importante fuera del territorio francés. Su dueño era Julio Lobo, uno de los más poderosos hombres de negocios de América Latina en los años 30/50, que abandonó el país tras la Revolución de 1959, dejando atrás su tesoro, valorado en unos 12 millones de dólares. La propia casa, que data de 1929, es copia de un palacio florentino del S. XVI.

Plaza de la Revolución y el Cementerio Colón
En El Vedado se encuentran la Plaza de la Revolución y el Cementerio Cristóbal Colón, aunque para ser más exactos están ubicados en lo que se conoce como del Nuevo Vedado.
La Plaza de la Revolución es un espacio de enormes dimensiones (tanto como 5 canchas de fútbol) que puede albergar un millón de espectadores para grandes manifestaciones como las del 1 de mayo. Fue en este lugar donde una inmensa muchedumbre lloró la muerte del Che Guevara el 18 de Octubre de 1968. Un enorme retrato del guerrillero argentino adorna, por otro lado, una de las esquinas de la plaza.
La construcción de la Plaza y del monumento a José Martí se inició en 1953 y terminó en 1959, tras el triunfo de la Revolución.
La vasta explanada de 4,5 hectáreas está rodeada por los edificios de la sede del Comité Central del Partido Comunista, del Teatro Nacional, de la Biblioteca Nacional, del ministerio de Comunicaciones y del Ministerio de Justicia.
El cementerio Cristóbal Colón (Av. Zapata y calle 12) situado al Oeste de la plaza de la Revolución, es considerado por muchos especialistas como la más sorprendente necrópolis del mundo, por la belleza y magnificencia de sus construcciones, mausoleos y monumentos. Desde 1987 es considerado Monumento Nacional.
El diseño fue encargado al arquitecto español Calixto Aureliano de Loira y Cardoso, diseñador también de la primera tumba que, como ironía del destino, recibió sus restos poco tiempo después. En 1886 quedó finalizada la obra donde se destacan la gran puerta de entrada, o Puerta de la Paz o Puerta Norte, y un hermoso arco de triunfo que se divide en tres accesos, y finaliza en una pirámide truncada, sobre la que descansa el conjunto escultórico de mármol formado por las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad.

Memorial José Martí

Ubicado en la Plaza de La Revolución, el Memorial a José Martí invita al visitante a recorrer una muestra de la vida y la obra del Héroe Nacional de la República de Cuba.
Configurado por una estrella de cinco puntas, en sus salas se muestran piezas escritas por Martí, una exposición grafica de los momentos mas importantes de la revolución cubana y del proceso revolucionario, mostrándose fotos de la multitudinaria concentración del pueblo en La Plaza de la Revolución, el 2 de septiembre de 1960 como respaldo a la Primera Declaración de La Habana.
No hay que dejar de subir al mirador de la Raspadura, como llaman los cubanos al monumento de 109 metros de altura, desde donde se tiene una vista única de la ciudad.
Dirección: Plaza de La Revolución
Horario: Todos los días, de 9 a 17 hs.

Teatro Nacional de Cuba

Sobre la Plaza de la Revolución se encuentra ubicado el Teatro Nacional de Cuba, ocupando un monumental edificio contemporáneo, decorado con obras de artistas cubanos. En la entrada se aprecia un conjunto escultórico llamado «La muerte del cisne» de la escultora cubana, Rita Longa.
Presenta dos salas: la principal es Avellaneda, de mayores dimensiones y la otra más pequeña es la Sala Covarrubias, ambas dedicadas a espectáculos teatrales, de baile clásico o moderno y conciertos. En el noveno piso el teatro El Puente está dedicado a espectáculos experimentales.
Aquí se encuentra el Café Cantante, un lugar donde se combina música popular cubana, solistas y humor, con el disfrute de un buen trago y un rápido plato cubano. Otra opción que ofrece es el Piano Bar.
Dirección: Paseo y calle 3, Vedado.
Boletería: de 9 a 17 hs., y antes de las obras.

Otras visitas
Los centros nocturnos La Zorra y el Cuervo son algunos de los más concurridos.
La calle Paseo alberga los hoteles Riviera y Meliá Cohiba y al Café Habana.
Rodeando la Plaza de la Revolución se encuentran otros inmuebles importantes como el Museo Postal Cubano en el Ministerio de Comunicaciones y la Biblioteca Nacional.
En la calle 7 entre D y E, una magnifica mansión alberga el Museo de Artes Decorativas, con una notable colección de muebles y objetos chinos, orientales y modernistas.
Un maravilloso oasis de aire puro y mucho verde es el Parque Almendares, a orillas del río homónimo, bajo el puente de la calle 23. El parque tiene como lugares de descanso unos bancos ubicados  a lo largo del paseo fluvial, entre las miles de plantas que crecen por todas partes. Otros servicios son: un campo de mini-golf, el anfiteatro, una zona de juegos y varios buenos