miércoles, 30, septiembre, 2020
CubaOnLine

Una delgada franja de arena blanca que se asoma sobre el Mar Caribe da albergue a uno de los destinos turísticos de sol y playa de mayor fama en todo el mundo. La fascinación de su pasado Maya que asoma a cada instante se refleja en una ciudad con 500 mil habitantes que atienden a los millones de turistas que cada año ocupan la totalidad de sus 26 mil habitaciones hoteleras.
Sin ponerlo en dudas, este el destino turístico más grande de México y el que más divisas por ese rubro deja en el Tesoro Nacional del país.

Atractivos naturales
Nada atrae más que una naturaleza que impacta en los visitantes, y Cancún no deja indiferente a ninguno. El celeste turquesa de sus aguas templadas descansa sobre unas increíbles playas de arenas suaves, casi blancas, protegidas de los fuertes embates del mar por una barrera coralina, que además es una invitación para realizar deportes como snorkel o buceo.
En total, 22 kilómetros de arena constituyen el frente de playa marítima de Cancún, y son ideales para tomar sol, nadar, navegar en velero, surfear, hacer parasailing, jet ski, etc.
El borde interno de la isla está delimitado por el Sistema Lagunar Nichupté, que ofrece un abanico de opciones para todos los gustos. Formado por las lagunas Nichupté, Río Inglés, del Amor, Nizuc y Bojórquez. Por su gran biodiversidad es el ámbito para pescar y realizar inmersiones subacuáticas para observar la fauna propia del lugar.
La selva originaria se mantiene preservada en la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an, en la Isla Contoy, en el Río Lagartos y en Calakmul, e invita a realizar actividades ecoturísticas como caminatas, tirolesas, mountain bike, observación de fauna, y hasta nado con delfines.

Servicios
La ciudad cuenta con el Aeropuerto Internacional de Cancún y servicios de primera clase en hotelería, hospitales, centros comerciales, cines, casas de cambio. También se pueden encontrar bancos y las más variadas opciones para disfrutar de la cocina regional e internacional, así como bares y discotecas para todos los gustos.
Los fanáticos del golf encontrarán campos diseñados por los mejores del mundo: Jack Nicklaus, Robert Trent Jones, Jr., Greg Norman y Nick Prize, entre otros. Las iguanas, garzas y guacamayos forman el complemento perfecto a esa conjunción de verdes con el fondo azul del Mar Caribe.

Los Mayas
Su presencia se hace muy cercana en El Rey, ya que en plena zona hotelera, entre mar y laguna, pueden verse dos plazas, estructuras piramidales, palacios con grandes galerías con columnas y pinturas de vivos colores y una calzada. En los jardines del Hotel Sheraton se erige una estructura reconstruida de gran elegancia: Yamil Luum (tierra ondulada, en Maya) y en el campo de Golf Cancún -Pok ta Pok- los golfistas tienen la suerte de descubrir un templo aislado entre los ondulantes pastos.
Las mayores construcciones pueden ir a verse a Tulum, a 131 kilómetros y sobre el mar, o a Chichen Itzá a 188 kilómetros, tierra adentro de