martes, 22, septiembre, 2020
CubaOnLine

Aquella casa de Altos Estudios fundada por los padres Dominicos en 1728 y que inicialmente ocupara el antiguo convento de San Juan de Letrán ya desaparecido, hoy le muestra al mundo su señera figura desde lo alto de la colina Arostegui, más conocida como la Colina Universitaria, en pleno corazón de El Vedado.
Su primer nombre fue «Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana»,
En 1842 la universidad cambió su estatus para convertirse en una institución secular, real y literaria. Su nombre se cambió a Real y Literaria Universidad de La Habana y más tarde, en tiempos republicanos, el nombre se cambió a Universidad Nacional.

Un edificio con corazón
La fachada neoclásica de la Universidad Nacional de La Habana impresiona con su gran escalinata y sus columnas que dan ingreso al edificio del Rectorado, inspirado en el Partenón griego. Justo entre el Rectorado y la gran escalinata de 88 escalones se levanta una estatua en bronce, el Alma Mater, símbolo de la universidad y que con los brazos abiertos da la bienvenida a los estudiantes.
Al terminar la escalinata se encuentra el monumento a Julio Antonio Mella, líder estudiantil impulsor del Partido Comunista de Cuba en 1925.
El Aula Magna, un salón con forma de cuadrado perfecto con paredes de roca,  es deslumbrante. En sus paredes se encuentran  óleos pintados por el artista cubano Armando Menocal y representan a la Medicina, la Ciencia, el Arte, el Pensamiento, las Artes liberales, la Literatura y el Derecho.
En lo alto una pintura representa las nuevas carreras añadidas con la reforma de 1937: la Arquitectura, la Pedagogía, la Ingeniería, etc.

La comunidad
La Universidad  cuenta con un plantel de 1073 profesores con dedicación completa, y 936 profesores adjuntos, para 30 mil alumnos, (2000 de ellos extranjeros).
Tiene 15 Facultades; 15 Centros de Investigación; 15 Sedes Municipales; 2 Escuelas de Trabajo Social y 94 pro