jueves, 1, octubre, 2020
CubaOnLine

La riqueza de los grandes terratenientes del siglo 19 y comienzos del 20 permitió que después de sus viajes por el Viejo Continente éstos vinieran cargados de muebles finos, adornos, orfebrería y joyas que hoy pueden adquirirse en las buenas casas de antiguedades.
Uno de los destinos más visitados para encontrar piezas de excelente calidad es el barrio de San Telmo, en la ciudad de Buenos Aires. El ámbito es el ideal ya que este barrio es uno de los más antiguos de la ciudad y el que conserva construcciones históricas de gran valor.
Sobre la calle Defensa, entre la Avenida San Juan y Chile (aproximadamente) se despliega la mayor cantidad de casas de antiguedades, algunas de ellas especializadas en rubros (muebles, juguetes, cristales, etc) y otras donde pareciera que el desorden es la regla.
Con todo el encanto de un mercado de pulgas de antiguedades los días domingos la Plaza Dorrego (Defensa y Humberto 1º) convoca a miles de curiosos a la Feria de San Pedro Telmo desde hace más de 35 años. Son 270 puestos donde la regla es clara: sólo se venden productos anteriores a 1970.
Un lugar muy especial lo tiene la casa de Juan C. Pallarols (Defensa 1039), orfebres en plata desde hace siete generaciones, que además de exponer sus mejores obras que fueron obsequiadas al Papa Juan Pablo II, y al Rey Juan Carlos de España, reciben encargos de obras a gusto de los clientes con técnicas e instrumentos de hace 200 años.

Otros circuitos
En la ciudad de Córdoba, hay un barrio donde se concentran muy buenos anticuarios, el Barrio Guemes. En la esquina de Achával Rodríguez con La Cañada (el río canalizado) se puede visitar el Paseo de las Artes, la mayor feria artesanal estable de la ciudad y en las cuadras vecinas se han concentrado los anticuarios, quienes los fines de semana salen a la calle con sus mercaderías, especialmente sobre el pasaje Revol, donde se pueden encontrar todo tipo de piezas. El lugar es muy atractivo y concurrido.
El caminar bajo la sombra de los árboles que flanquean La Cañada le agrega otro encanto.
En Rosario todos los domingos y feriados en el Parque Norte se arma la feria de antigüedades Mercado Retro “La Huella”, la más importante del interior del país. Con más de 100 puestos allí se compran y venden productos del siglo XIX y XX, con más de 25 años de antigüedad.
Todo lo que los rosarinos usaron en sus casas y en su vida diaria hace ya mucho tiempo se exponen ante los ojos de curiosos, decoradores y expertos conocedores en un verdadero paseo turístico con espectáculos, bailes, clases de tango, patio de tango, desfiles, una radio abierta con grabaciones de radios de antaño, todo organizado por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario.
Con más de cuarenta años de trayectoria Javier Guevara Antiguedades es sinónimo de arte y antigüedades en Mendoza y Cuyo. En su show room exponen mobiliario, artefactos de iluminación, pintura argentina y europea, cristalería, porcelanas y accesorios para decoración.
Impulsados por la familia Guevara se está creando en la ciudad de Mendoza un polo de anticuarios con una particularidad: los objetos que se comercializan en Mendoza tienen bastante más edad que los de San Telmo. Son, en general, piezas traídas por los inmigrantes a principios del siglo XIX, así como muebles y objetos de decoración que pertenecieron a familias patricias de Mendoza.

 

Valoración contínua
Adquirir y coleccionar antigüedades es una inversión que mientras se valoriza continuamente,  por no estar sujeta a la depreciación de la moneda, se disfruta en forma cotidiana realzando la calidad del entorno en una vivienda u oficina.
Las antiguedades tienen un valor de cotización internacional, por tratarse de piezas únicas que ya