domingo, 25, octubre, 2020
CubaOnLine

Los empresarios del país vecino propusieron medidas para que los turistas nacionales puedan viajar durante el verano. Además, se reduciría la cuarentena a 48 horas. 

Con el objetivo de tener algún tipo de movimiento turístico durante la temporada de verano, la Cámara Uruguaya de Turismo (CAMTUR) le propuso a su Gobierno una serie medidas para aumentar la seguridad sanitaria y fomentar el arribo de viajeros desde Argentina. En resumen, la iniciativa consiste en la creación de un pasaporte sanitario que tendría “certeza y trazabilidad de origen”. Esto quiere decir que el proceso de obtención de este documento comenzará en el destino del que provenga el pasajero.

“En esa línea venimos avanzando, con un equipo y una empresa que está trabajando en digitalización y en todo lo que es el control médico para generar la seguridad de que el que ingresa en estas condiciones por lo menos no va a emitir contagios”, explicó Juan Martínez, presidente de CAMTUR. A su vez, aseguró que la trazabilidad se llevaría a cabo de manera digital para saber si la persona se realizó un hisopado negativo y si estuvo en contacto con algún contagiado durante los cinco días previos al viaje.

Actualmente hay una buena porción de argentinos que están viajando a Uruguay por motivos familiares, por trámites o por tener residencia en ese país. Sin embargo, las autoridades notaron que los pasajeros no cumplen con la semana de aislamiento que se solicita a aquellos que cruzan la frontera. Por eso, esta iniciativa de los privados uruguayos también apuntaría a reducir la cuarentena a tan sólo 48 horas.

En esa línea, y para contrarrestar esa situación, también se incrementará la cantidad de hisopados requeridos para entrar. De aprobarse esta propuesta, los turistas tendrían que hacerse un total de cuatro tests, dos en su país de origen y dos al arribar a territorio uruguayo. El punto negativo es que el costo de las pruebas correría por cuenta del visitante. “Somos conscientes de que no todos se lo podrían pagar, pero es una manera de ir controlando y de ir abriendo de a poquito las fronteras para reactivar algunos sectores y algunos sentidos, como Montevideo, que es uno de los más paralizados”, sostuvo Martínez.