lunes, 21, septiembre, 2020
CubaOnLine

La oposición presentó un amparo con el que piden la nulidad de la sesión alegando que lo sucedido “es un grave atentado institucional” a la Cámara de Diputados de la Nación.

El martes pasado, se había citado a los diputados a una sesión en la que se iba a tratar ente otros proyectos el de sostenimiento y reactivación de la actividad turística que ya había tenido media sanción en el Senado.

El inconveniente surgió cuando, ante la pérdida de caducidad del protocolo para sesiones virtuales -venció el 7 de agosto-, el interbloque de Juntos por el Cambio no quiso aceptar la renovación del mismo por 30 días más y pidió que sea presencial. Luego de casi 14 horas de negociaciones, no hubo acuerdo y la oposición mayoritaria abandonó el recinto diciendo que iba a pedir la nulidad de la sesión.

A pesar de esta situación, todo continuó su curso y la ley que busca darle auxilio al sector e incluye programas para incentivar la reactivación se sancionó por 127 votos a favor y dos abstenciones.

Casi una semana después de ese hecho, ayer al mediodía la oposición presentó ante la justicia un amparo para que se declare la nulidad de la sesión del 1° de septiembre y, además, anule la prórroga del protocolo de funcionamiento virtual “por carecer del consenso que requería dicha decisión”.

“Esa nulidad también alcanza a los actos producidos por el presidente de la Cámara que nos consideró ausentes en la sesión, cuando es de público y notorio que estábamos presentes en el recinto, en cumplimiento de nuestras funciones, ya que el protocolo citado había caducado el 7 de agosto pasado”, explica el documento. Y agrega que los actos previamente nombrados que desconocieron su legítima representación popular y ejercicio de funciones legislativas violaron múltiples artículos de la Constitución Nacional y del Reglamento de la Cámara de Diputados de la Nación.

Dicho documento fue firmado por los presidentes de los bloques de la oposición, Mario Negri, de la UCR; Cristian Ritondo, del PRO; y Maximiliano Ferraron, de la CC-ARI. Y por los diputados Gustavo Menna (UCR), Pablo Tonelli (Pro) y Mariana Stilman (Coalición Cívica).

Entre los múltiples argumentos, los legisladores resaltan que  “esta modalidad de deliberación virtual o telemática fue asumida como provisoria, y por tal motivo con fecha de expiración a los 30 días desde su aprobación”. Y aclara: “Como el acta terminó de suscribirse por las partes el 7 de julio, la vigencia se computó desde esta fecha, con lo que su vigencia feneció el 7 de agosto. La última sesión virtual que se llevó a cabo fue la del 4 de agosto, que culminó en la madrugada del día posterior. Como dijimos, ésta fue la primera y única prórroga habida del Protocolo, con lo que cuando recibimos la citación del día 28 de agosto, convocando a Sesión Especial para el 1° de septiembre, tuvimos que desplazarnos desde nuestros respectivos lugares de residencia –algunos de ellos a 2700 kms. como es el caso de la diputada Reyes de Río Gallegos, Santa Cruz- por vía terrestre y en nuestros vehículos hacia la ciudad de Buenos Aires, por la inexistencia de medios de transporte aéreos y terrestre”.

En este sentido, remarcaron que para ellos no existía otra alternativa por cuanto el Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto ya no estaba vigente, como consecuencia de haber transcurrido los 30 días y no haberse dispuesto una nueva prórroga.

De esta manera, ahora resta esperar que la misiva siga su curso legal y aguardar por lo que decida la justicia. Mientras tanto, el turismo sigue esperando.