miércoles, 12, agosto, 2020
CubaOnLine

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación rechazó la solicitud de la aerolínea, que busca definir la desvinculación de más de 1700 empleados.

Ayer por la tarde, el Ministerio de Trabajo de la Nación dejó sin efecto el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) que solicitó LATAM. El dictamen fue ratificado en torno a los decretos que dictó el Gobierno respecto a la prohibición de despidos y doble indemnización. Como consecuencia de esta acción, la compañía aérea confirmó mediante un comunicado que apelará la decisión.

EL PPC es un sistema que habilita a las empresas a solicitar una reducción a la mitad de la indemnización en un caso de fuerza mayor que modifique la actividad, como el COVID-19, por ejemplo.

«Visto el Dictamen que antecede, que esta Dirección Nacional comparte con criterio resolutivo y cuyos fundamentos remite, corresponde rechazar la apertura del Procedimiento Preventivo de Crisis presentado por la empresa LAN Argentina Sociedad Anónima», aclara por escrito la cartera que encabeza Claudio Moroni, ministro de Trabajo de la Nación.

A partir de la solicitud que hizo el 17 de junio pasado, LATAM buscaba definir lo más pronto posible la desvinculación de más de 1700 empleados, quienes en la actualidad observan con cierta incertidumbre el accionar de la compañía que, por momentos, desestima el decreto de emergencia en vigencia que establece una doble indemnización en caso de despidos.

Luego de darse a conocer la noticia, LATAM anticipó la apelación e indicó que no hubo acuerdo después de siete audiencias en el Ministerio de Trabajo. «El 50% de los colaboradores de la compañía procedió a la firma de un acuerdo individual de reducción voluntaria de salario. En paralelo, la compañía abrió un programa de retiro voluntacio que al momento un alto porcentaje de colaboradores aceptó», sostiene el comunicado.

Comunicado Externo Proceso Preventivo de Crisis - 21072020

Si bien la aerolínea sigue negociando con muchos empleados para acordar retiros voluntarios y acelerar su salida del mercado local, en simultáneo planifica cómo proceder a futuro con los activos, como los aviones y las oficinas administrativas y comerciales, por ejemplo. Sin dudas, este tema alerta bastante a los gremios del sector aerocomercial, ya que sostienen que los trabajadores son «presionados» para llegar a un arreglo.