jueves, 24, septiembre, 2020
CubaOnLine

Explotación del turismo interno y del producto naturaleza son algunos de los puntos que señalaron las autoridades turísticas de esos países en un foro de Invertur. 

En el marco de un foro virtual de la comunidad de inversores turísticos Invertur, varias autoridades regionales y nacionales se dieron cita para compartir los lineamientos de trabajo que están implementando en sus destinos como preparación para el “nuevo después”. Entre los disertantes estuvieron funcionarios de las carteras de turismo de Perú, Chile, San Pablo y Río de Janeiro.

Si bien en todas las exposiciones señalaron la importancia de no desestimar la integración regional una vez que se empiecen a abrir las fronteras, el denominador común fue la extremada relevancia que cobrará el turismo interno, y sobre todo los viajes de cercanías, para la recuperación de la industria en el corto y mediano plazo. Esa era ya una tendencia que adelantaban los funcionarios provinciales argentinos, pero con estas presentaciones queda claro que toda América Latina irá en la misma dirección, al menos en los primeros meses.

La primera en hablar fue María Paz Lagos, coordinadora de Regiones de la Subsecretaría de Turismo de Chile, quien dijo que están trabajando en “una hoja de ruta” con el sector privado para impulsar lentamente la relanzamiento de las actividades. En ese marco, citó un estudio que asegura que los chilenos conocen, en promedio, un 30% de su propio país. Por eso, en medio de la crisis ven una gran oportunidad para explotar un segmento algo desatendido en los últimos años. 

Hay otra tendencia que todos coincidieron en mencionar y que se condice con la necesidad de explotar el movimiento turístico local. Se trata del producto naturaleza, que cobrará mayor visibilidad por las demandas del nuevo perfil de turista que se avecina, cuyas preferencias mutarían hacia viajes alejados de las grandes aglomeraciones y centros urbanos. Fue allí que Otavio Leite, secretario de Estado de Turismo de Río de Janeiro, remarcó el trabajo que realizan en la ciudad carioca para implementar conexiones con un radio de 400 o 500 kilómetros, con la finalidad de que la gente de ese área (compuesta por grandes urbes como San Pablo y Belo Horizonte, entre otras) pueda satisfacer esa necesidad latente de vincularse con lo verde, algo que Río puede ofrecer como casi ningún otro destino del continente. “Habrá una búsqueda de contacto con el agua y las montañas. Estamos avanzando con el sector privado en estructuras sólidas en materia de salud pública para ganar la confianza de los turistas”, sostuvo. Además, recordó que no se puede obviar la integración regional con Argentina y Uruguay: “Si definimos protocolos más consistentes que logren tranquilizarnos en relación a los vuelos, no tengo dudas de que ese camino será retomado”

En Perú, en tanto, están preocupados por el desarrollo digital de las empresas del rubro y por el apoyo a los emprendedores. Por eso, Guillermo Cortés, viceministro de Turismo de ese país, hizo referencia a la ampliación de fondos del programa Turismo Emprende, destinado a otorgarles sumas de dinero a pequeños empresarios para que inicien negocios o mejoren los que ya tengan en funcionamiento. La intención es que los montos sean utilizados para reactivación y transformación digital. Además, aseveró que el Gobierno peruano prepara la salida gradual de la cuarentena, con una primera fase en la que funcionarán hoteles, transporte turístico y restaurantes. En una segunda instancia reiniciarán sus actividades el transporte aéreo interno y las agencias de viajes. 

Por su parte, Vinicius Lummertz, secretario de Turismo de San Pablo, contó que en esa ciudad están aprovechando el freno impuesto por la pandemia para darles más libertad a las empresas del sector, que se encuentran “asfixiadas por la burocracia”. En ese contexto, resaltó que el año pasado redujeron impuestos en combustible para las líneas aéreas y que llevaron a cabo una promoción conjunta a nivel nacional e internacional. “Actualmente nos focalizamos en brindarles libertad a los actores de las economías regionales. A su vez, vamos a implementar rutas escénicas y gastronómicas, así como más hospitalidad y servicios para diseminar el turismo post COVID-19”