miércoles, 27, mayo, 2020
CubaOnLine

El organismo planea estrictas normativas en aeropuertos, hoteles y cruceros, a fin de garantizar la seguridad de los viajeros.

En medio de la pandemia de coronavirus que golpea cada día al turismo a nivel mundial, el WTTC comienza a pensar en cómo modificar a la industria desde adentro para que la actividad pueda reactivarse a medida que los países comiencen a poner fin a los bloqueos y levanten las restricciones de viaje.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo ha comenzado a unificar los esfuerzos del sector privado, compartiendo las mejores iniciativas tomadas por diferentes regiones del mundo para trabajar en el camino a seguir en el futuro cercano. El organismo, en concordancia con el G20 y la Unión Europa, tiene la mente puesta en un plan que conduzca a la recuperación de la industria a nivel global.

Bajo la premisa de «viajar en la nueva normalidad», la WTTC sostiene la posibilidad de que la actividad resurja en los próximos meses con el turismo local como principal motor, luego se extenderá a los países más cercanos, para expandirse a través de las regiones y, finalmente, a otros continentes. Por su parte, estima que los turistas de entre 18 y 35 años, que, en principio, son menos vulnerables al COVID-19, podrán estar entre los primeros en viajar.

“Hemos aprendido de experiencias pasadas que cuando se tienen en cuenta los protocolos del sector privado y tenemos un enfoque coordinado, el plazo de recuperación se reduce significativamente. Un reinicio rápido y efectivo de los viajes solo ocurrirá si los gobiernos de todo el mundo trabajan en conjunto”, señaló Gloria Guevara Manzo, Presidenta y CEO del WTTC.

En los aeropuertos, por ejemplo, los viajeros se deberán someter a pruebas antes de volar y al momento de aterrizar. Además, se revisarán medidas de distanciamiento social en los aeropuertos y el uso de máscaras a bordo. Incluso, las aeronaves estarán sujetas a protocolos de limpieza intensiva.

Se cree que los nuevos procedimientos se anunciarán en el transcurso de las próximas dos semanas y se compartirán con los gobiernos a nivel mundial.