domingo, 20, septiembre, 2020
CubaOnLine

El presidente de FAEVYT le contó a Mensajero que la supresión del 30% es una de las principales medidas que están trabajando para cuando termine la pandemia.

La irrupción en escena de la pandemia de coronavirus postergó muchos debates que en el sector parecían urgentes. Uno de ellos, sin dudas, es la supresión del impuesto PAIS, que tanto había perjudicado a las empresas de viajes y turismo de Argentina. Lo cierto es que, en tiempos de cierre de fronteras a nivel mundial y facturación cero, el tributo del 30% a la compra de moneda extranjera y a los gastos con tarjetas de crédito en el exterior sigue estando en agenda. Eso quedó claro la semana pasada, cuando Gustavo Hani, presidente de FAEVYT, le contó a Mensajero que le solicitó a Alberto Fernández la quita de este impuesto para las agencias de viajes.

El presidente de la Nación escuchó el pedido del dirigente gremial durante la reunión que mantuvo hace unas semanas en Olivos con los referentes del empresariado turístico argentino. Si bien no hubo respuesta por parte del mandatario, el funcionario nacional que sí le contestó a Hani fue el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens.

“Me dijo que lo iban a trabajar, pero que ahora no era el momento”, contó el titular de la federación. En ese marco, agregó que la supresión del impuesto PAIS es la principal medida por la que están peleando para cuando vuelvan a la actividad. A pesar de que en este contexto la venta de pasajes al exterior es absolutamente nula, hay varios grupos que continúan presionando para que el Gobierno deje sin efecto esa tasa, como es el caso de los Agentes de Viajes Autoconvocados. Por eso, el mensaje de Hani puede leerse como un llamado a la tranquilidad para todo el sector. “No transcurre ni un sólo día sin que hable con el ministro. Si pasan cinco horas y no tengo ningún mensaje suyo ya me empiezo a preocupar”, bromeó.

El argumento que le dan desde FAEVYT al Gobierno es que la eliminación del 30% puede ser un aliciente que impulse al sector en los primeros días de regreso al trabajo: “Sacalo, por lo menos, de la compra de servicios turísticos en agencias de viajes. Si querés, dejalo en los pagos con tarjetas de crédito en el exterior. De esa manera, el que quiera reservar un hotel en el extranjero lo va a hacer en mi agencia porque conmigo no abona el impuesto. Lo pido todos los días, eso ténganlo claro, y me voy a pelear hasta las últimas consecuencias para que lo levanten de una vez por todas.