lunes, 25, mayo, 2020
CubaOnLine

Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo, le contó a Mensajero cómo se prepara la provincia para reactivar la actividad en el futuro.

En el comienzo del fin de semana largo, los destinos turísticos del país continúan inmersos en una profunda incertidumbre, producto del impacto que está generando la no llegada de visitantes a raíz del período de aislamiento social preventivo y obligatorio. La gran mayoría de ellos, ya se encuentran trabajando para dar el salto una vez que finalice el confinamiento y aplicando alternativas para mantenerse vigentes en el inconsciente colectivo de los viajeros amantes de los paisajes naturales argentinos.

Uno de los ejemplos es Tucumán, que continúa con la promoción del destino por medio de las redes sociales, invitando a los argentinos a recorrer sus atractivos desde casa y planificar su viaje cuando finalice la cuarentena. Sin embargo, la preocupación en el Jardín de la República por la nula actividad turística camina a la par con la similar situación que predomina en todo el país. «Estamos todos a la espera de ver cómo volcamos las herramientas que nos brinden los gobiernos para llegar a cada uno de los empresarios», explicó a Mensajero Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo

Con respecto a la relación que mantienen desde la organización con los representantes del sector privado, el funcionario destacó: «Estamos tratando de conversar mucho con ellos para poder ver cuál es la problemática que los aqueja, porque tenemos muchos factores comunes entre todos. De ahí en más, pensamos en cómo hacer para que cada una de las empresas en cada uno de sus rubros pueda el día de mañana volver al ruedo con el menor daño colateral posible».

Asimismo, durante la última reunión virtual que mantuvo el gabinete provincial, uno de los temas que se trataron fue la manera en que se reactivará el turismo. «La idea es poder ir consensuando entre campañas promocionales para cada uno de los destinos y ayudarlos a venderlo el día de mañana», agregó Giobellina, quien además, remarcó el avance que tendrá Tucumán a partir del levantamiento parcial de la cuarentena, que ya no aplica para el área de la construcción: «Tenemos varias obras que estaban en el freezer y ahora hay que reactivarlas, algunas en San Pedro de Colalao, otras en San Javier y en El Cadillal, y todo eso llevan desde lo administrativo hasta lo ejecutivo un cierto trabajo».

Si bien el presidente del organismo provincial consideró que pensar en cómo será la reanudación de la actividad sería hacer futurismo, dado que se desconoce a ciencia cierta cuándo será el final de la cuarentena, se permitió esperanzarse con la idea de recibir visitantes en las vacaciones de invierno: «Haciendo un análisis de cuándo se daría el pico de la curva y cómo se iría levantando gradualmente el aislamiento, se podría hablar de que la próxima temporada fuerte que vayamos a tener sea la invernal. No sé si va a ser el punto más alto, pero sí va a ser un punto de inflexión próximo si es que se arranca en esa etapa».