sábado, 26, septiembre, 2020
CubaOnLine

En el Aeropuerto Arturo Merino Benítez, los pasajeros esperan una solución por parte de la compañía para volver al país.

La expansión del coronavirus ha signado el desenlace de las vacaciones de verano en el comienzo de este 2020. Muchos de los argentinos que cruzaron las fronteras para disfrutar del receso fuera del país se encontraron envueltos en un ambiente angustioso cuando el calendario señaló el momento de volver. El cierre de los accesos terrestres y de los aeropuertos en algunos territorios a nivel mundial determinaron que el retorno a casa, en algunos casos, se convierta en una odisea. Y en otros, en una pesadilla.

LATAM, una de las compañías aéreas habilitadas para emprender los vuelos de repatriación, se convirtió en los últimos días en el centro de las críticas y del enojo de aquellos que vieron frustrados sus planes de regresar a la Argentina ante las múltiples cancelaciones de la aerolínea y que, como consecuencia de los malos manejos, hoy se encuentran deambulando por distintas terminales del continente.

En el Aeropuerto Internacional de Chile, el panorama es desolador. LATAM realiza dos vuelos diarios a Argentina en los que eligen, según informan desde la aerolínea, por orden de llegada quién sube al avión. Una de las argentinas afectadas charló con Mensajero acerca de la situación que se vive del otro lado de la Cordillera: “No nos dan ninguna respuesta y tampoco nos especifican una fecha límite”.

Con respecto al manejo de la empresa con el público, la pasajera especificó: “No saben qué hacer. Nos tratan mal. No nos dan certidumbre de nada y encima nos dicen que tengamos paciencia”. Además, explicó cómo es el día a día en el aeropuerto: “Estamos perdiendo tiempo y, sobre todo, salud, que es lo más importante. Nos atenta psicólogamente. Estamos sin dormir, con frío y con hambre. Y tampoco hacen nada al respecto”.