miércoles, 15, julio, 2020
CubaOnLine

Mendoza y La Rioja apuntan a fortalecer cada vez más la actividad vitivinícola, con una serie de proyectos que invitan a recorrer ambas provincias.

Sin dudas, desde hace años, el turismo del vino viene creciendo a pasos agigantados. La gran llegada de viajeros extranjeros a Mendoza y La Rioja, atraídos por la calidad de los vinos y con varios dólares para desembolsar, invita a vivir cada vez más experiencias asociadas al disfrute del vino. 

En relación al enoturismo, distintos miembros de la unidad «Ad Hoc» de Turismo del Vino de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) se reunieron la semana pasada con Yanina Martínez, secretaria de Promoción Turística de la Nación, con el objetivo de definir una agenda común de trabajo para fortalecer la visión estratégica del sector.

El encuentro con Martínez se realizó en Buenos Aires, dentro de la ejecución del Plan Estratégico Vitivinícola 2020 y la redefinición de la estrategia de cara al 2030. De esta forma, acordaron trabajar de forma articulada para potenciar el enoturismo en Argentina y fortalecer la promoción interna y externa.

«Hoy nos reunimos con COVIAR para trabajar conjuntamente en la aplicación del plan estratégico que se realizó hasta 2020. También hablamos de ver la factibilidad de actualizarlo de manera articulada. Fue una reunión muy productiva para potenciar el enoturismo y darle a la actividad vitivinícola impronta cultural y/o experimental», afirmó Yanina Martínez.

«Con planificación, coordinación y acción colectiva vamos a trabajar desde @turdepar (Ministerio de Turismo) en la búsqueda de optimizar las acciones entre el sector público y privado. El vino es bebida nacional, es argentino», aseguró la funcionaria en su cuenta de Instagram.

Asimismo, Mensajero se comunicó con las provincias para interiorizarse sobre las acciones que se están realizando. Marcelo Montenegro, vicepresidente del Ente Mendoza Turismo (EMETUR) y Dolores Suilar, subsecretaria de Desarrollo y Promoción Turística de la Secretaría de Turismo de La Rioja, coincidieron en que el segmento vitivinícola es fundamental.

«En Mendoza hay alrededor de 1.100 bodegas, de las cuales 150 aproximadamente abrieron sus puertas al turismo en diferentes modalidades. El turismo del vino viene creciendo a pasos agigantados desde hace 15 años. Hoy en día las bodegas son establecimientos que ofrecen degustaciones de vinos y exquisiteces para degustar, y además, otorga una serie de servicios que antes no había», afirmó Montenegro.

«La Ruta del Torrontés es una de las más emblemáticas que tenemos en la provincia. Se está trabajando hace dos años en desarrollarla. Por supuesto, este trabajo se hace con todas las asociaciones. El fin es justamente revalorizar el vino torrontés riojano. Por más que se coseche en cualquier punto del país, la cepa es de acá», agregó Suilar.

A su vez, el vicepresidente del EMETUR indicó que «hay ciclos espectaculares como la ‘Música Clásica por los Caminos del Vino'», al que definió como «un verdadero ícono para Semana Santa»

Por último, la subsecretaria de Desarrollo y Promoción Turística de la Secretaría de Turismo de La Rioja aclaró que «el desarrollo demanda cinco años aproximadamente para que las bodegas interesadas tengan listas sus actividades al 100% alrededor de su labor productivo», y remarcó que «a fin de año podremos hacer las mediciones necesarias para evaluar el impacto de este proyecto, tanto en la economía local, provincial y a nivel nacional».