jueves, 26, noviembre, 2020
CubaOnLine

El viernes 19 y el sábado 20, los empresarios y dirigentes inscriptos para participar en la primera promoción de la Escuela de Dirigentes “Julio Gayá” estuvieron en la sede institucional de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), con el objetivo de realizar el primer encuentro mensual de dos jornadas de cursado intensivo. En total son 120 horas de dictado, más actividades virtuales con seguimiento a través de una plataforma especialmente diseñada. Esta iniciativa de FEHGRA cuenta con la participación de la Universidad del Salvador (USAL), institución a cargo del desarrollo académico de la propuesta formativa.
Entre los participantes de la Escuela se suman empresarios de las Filiales de FEHGRA en Rosario, San Nicolás, Mar de Ajó, Villa de Merlo, Mendoza, Concordia, Mar del Plata, Calamuchita, Córdoba Capital, La Plata, Catamarca, Viedma, Resistencia, Paraná, Bariloche, Santa Fe y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La apertura del ciclo, que se realizó el viernes a las 9 de la mañana, estuvo a cargo de Alberto Ravalli, vicepresidente de FEHGRA y responsable del Departamento de Capacitación y Formación Profesional; y del escribano Juan Carlos Lucero Schmidt, decano de la Facultad de Historia, Geografía y Turismo de la USAL. “La Escuela de Dirigentes es un viejo anhelo que se concretó con mucho esfuerzo, y que demuestra la clara visión de largo plazo de la Federación, que se aboca a brindar nuevas herramientas a los dirigentes empresarios de todo el país. Aspiramos a hacer un aporte importante en la mejora de las instituciones y que cada uno de los participantes encuentre nuevos instrumentos para trascender y ocupar cargos distintivos, que marquen una diferencia a partir de las ideas, el trabajo y la capacitación permanente”, dijo Alberto Ravalli.
Por su parte, Juan Carlos Lucero Schmidt destacó la decisión de las autoridades de FEHGRA de acercarse a la Universidad para concretar esta iniciativa. Ambos disertantes coincidieron en destacar el hecho central de que, en el complejo contexto de crisis global, una institución argentina decida crear una propuesta de formación para dirigentes empresarios e impulsar el espíritu crítico, la atención permanente y el pensamiento estratégico de cuadros dirigenciales, que en la actualidad y en el futuro, deben y deberán ponderar cursos de acción, tomar decisiones, evaluar resultados y realizar ajustes en fo