martes, 19, enero, 2021
CubaOnLine

A 1800 metros sobre el nivel del mar, la pequeña villa está formada por fincas y casas de veraneo.
La ruta gira hacia el oeste corriendo paralelamente al río Reyes, de ancho cauce y lecho cubierto de pedregullo. El camino ascendente tiene un solo tramo de asfalto y pasa a través de una quebrada con laderas de espesa vegetación. Subiendo tres kilómetros más se emplaza el Hotel Termal. La construcción de estilo colonial, tiene tres naves en forma de U, de tres pisos de alto con arcos y galerías, que albergan 50 habitaciones. La casona está inspirada en las viviendas del período virreinal, con sus paredes blancas y sus techos de tejas rojas. Posee una pileta descubierta con agua termal, que se puede utilizar durante el día sin necesidad de ser huésped del hotel. También hay cabinas para baños individuales, con aguas minerales a 52º y 58ºC.
Un acueducto que baja del cerro conduce el agua a una planta embotelladora. El complejo termal está abierto todo el año.
Estas renombradas termas deben su nombre a los reyes incas quienes la frecuentaban debido a sus propiedades sanadoras y lo consideraron un lugar sagrado. En 1938 se iauguró el gran hotel, que ha sido recientemente remodelado (colectivo 14, en 4 servicios diarios).A 4 km de las termas se encuentra la Villa Jardín de Reyes, zona poblada donde hay algunos servicios.La mayor laguna alcanza unos 500 m. de largo por 300 de ancho. En sus aguas se crían truchas y pejerreyes. Se puede llegar hasta Puente Negro en el colectivo 9 de línea (cada 30 minutos).

Parque Provincial Yala

El Parque Provincial Potrero de Yala fue creado en 1952, con una superficie de 4.300 hectáreas integrada por ambientes ecológicos de Yungas y Altoandina. Protege la Laguna Yala, las lagunas de altura El Rodeo, El Comedero y Los Noques y la cuenca del río Yala, con los arroyos Las Horquetas y Desaguadero. Provee el hábitat para numerosas especies amenazadas, o de especial valor, como el mirlo de agua, la gallareta gigante, la taruca y el rey del bosque entre otros. Alberga además, al menos dos especies de Queñoa.La edificación residencial se va extendiendo hacia el oeste, siguiendo la quebrada del río Yala, esta ladera mira al sudeste y recibe la descarga de las nubes.La vegetación exuberante y el río cristalino, con múltiples remansos, atraen, los fines de semana, centenares de personas que llegan para disfrutar de las aguas.

&nb