jueves, 21, enero, 2021
CubaOnLine

Si en la Quebrada y la Puna la paleta de cualquier pintor puede sonrojarse, en las Yungas el verde esmeralda es el que manda y sin condicionamientos.
Rodeadas por bosques pedemontanos, donde innumerables especies arbóreas y arbustivas y una exótica fauna son los principales protagonistas, se presentan ciudades como San Pedro de Jujuy, Fraile Pintado y Libertador General San Martín sostenidas por el empuje de diferentes cultivos entre los que prevalece la caña de azúcar.
A medida que uno asciende por las serranías de Calilegua -asiento del Parque Nacional homónimo- la imagen del tablero de ajedrez que se extiende a lo largo y ancho del Valle del San Francisco no hace más que sorprender al viajero por sus diferentes tonos de verde.
Y recorrer la Ruta Provincial 83, hacia el Noroeste, para conocer los pequeños pueblos de San Francisco, Pampichuela, Valle Grande y Valle Colorado no es más que conocer otro mundo que transita a otro ritmo, el ideal para vivir el día a pleno.
Pero las Yungas también se extienden hacia el Este de la provincia, custodiadas allí por las serranías de Santa Bárbara. Si bien el color esmeralda se mantiene inalterable, se suman las bondades de las aguas termales de Aguas Calientes.

• Los Valles:Al sur de la provincia y ubicada de manera equidistante a la Quebrada, la Puna y las Yungas se levanta la ciudad capital, San Salvador de Jujuy, punto de partida hacia los diferentes circuitos turísticos.Rodeada por los ríos Grande y Xibi Xibi, la ciudad ofrece a los turistas la mayor oferta hotelera de la provincia y propone también una movida cultural más adecuada a las exigencias de estos tiempos, aunque no pierde su tranquilidad pueblerina.La Casa de Gobierno, el Teatro Mitre y la Estación del Ferrocarril son el reflejo de la arquitectura de comienzos del Siglo XX, mientras que la Iglesia Catedral, la Capilla de Santa Bárbara y el edificio del Museo Histórico Provincial “Juan Galo Lavalle” son la imagen viva de un pasado español.
Historia, cultura, sabores, arqueología, policromía, inmensidad, serenidad, energía, son algunas de las simples excusas para conocer esta provincia, porque a las sensaciones hay que vivirlas y esto, solamente es posible en Jujuy, todo el año.

Rubén Monerris
Area Comunicación, RRPP y Prensa-Secretaría de Turismo y Cultura de Jujuy