sábado, 24, octubre, 2020
CubaOnLine

Carla Cuello, Responsable de Producto y Operaciones de Eurotour
 “Estoy de acuerdo siempre y cuando los fondos sean destinados al desarrollo de la industria del turismo”

Yo realmente estoy de acuerdo con la medida que establece que la Argentina cobre una tasa de ingreso a todos aquellos turistas provenientes de naciones que actualmente exigen pagar a los viajeros argentinos por entrar a sus países.
No obstante, me parece bien siempre y cuando los fondos de esta tasa que se quiere establecer sean destinados al desarrollo y protección de la industria del turismo, que justamente atraviesa un momento de incertidumbre luego del período de gran expansión que le tocó vivir durante los últimos años; aunque en nuestro país siempre el criterio del manejo de fondos es un tema polémico.
Pero la medida, si tiene los recaudos suficientes, es correcta. Por más que la crisis financiera mundial implica una merma en los viajes de los argentinos hacia el exterior y, de la misma manera, de los extranjeros hacia la Argentina, no creo que el tipo de persona que cuente con una capacidad financiera como para hacer un viaje de dos o tres mil dólares, vaya a cambiar su idea por una tasa que le impongan para entrar a nuestro país.
Otra cuestión importante es que el trámite debería ser sencillo. Las autoridades tienen que facilitárselo al turista, no tendría que ser algo extremadamente burocrático porque ahí sí nos jugaría en contra. Pero si funcionara como en otros países, como es el caso de Cuba, por ejemplo, que no presenta problemas para tramitar la visa, me parece una buena medida.

Sergio Crucianelli, Gerente Comercial de Piamonte
“La decisión de cobrar una tasa de ingreso es una buena medida pero está tomada en un mal momento”

Yo considero que la decisión de cobrar una tasa de entrada a los turistas de países que les cobran a nuestros ciudadanos es una buena medida pero está tomada en un mal momento.
Por lo general, los convenios en cuanto a documentación personal son convenios recíprocos y personalmente no entiendo cómo la Argentina no estaba llevando adelante esa reciprocidad, para aprovechar la coyuntura económica favorable que vivió nuestra industria turística durante los últimos años.
Chile no requiere de visa a los ciudadanos norteamericanos pero sí un tasa de ingreso que se paga con el pasajero arriba y que corresponde al mismo importe que le aplicaría Estados Unidos a ciudadanos de este país.
Por otro lado no es el mejor momento para aplicarlo porque hay un amesetamiento en cuanto a la llegada del turismo receptivo a la Argentina. El boom de lo que fue el turismo en nuestro país está en una etapa de desaceleración, lo que tampoco significa que estemos en niveles bajos de afluencia extranjera, pero no es el mismo nivel de hace tres años. Esta circunstancia tiene varios motivos, entre ellos que Argentina está más cara que antes, hubo una inflación significativa, la depreciación del Real parece orientar la mirada del turista hacia Brasil, y ahora este tipo de medidas nos impactan más sensiblemente, lástima que no fuera tomada con anterioridad.
En conclusión, respeto el espíritu de la decisión pero no creo que sea el mejor momento para llevarla adelante.

Marco Mancinelli, CEO de Emotion
“La medida me parece una estupidez, quienes la establecieron no tienen idea de cómo llevarla adelante”

“La medida me parece una estupidez. Es una decisión que trajo muchísima polémica porque se plantea el objetivo recaudar, pero quienes la establecieron no tienen idea de cómo llevarla adelante.
La visa que se exige en algunos países tiene un período de vigencia, pero ¿cuál es la vigencia que van a poner aquí? ¿Qué modalidad van a adoptar? Ellos lanzaron la idea y no saben cómo llevarla adelante porque la misma no está fundada en una hipótesis real.
Las autoridades, como siempre, piensan en Estados Unidos y se olvidan de todo el resto. En este momento, con la crisis que se avecina, tomar esta medida me parece que está fuera de lugar porque resulta muy negativa para todo el turismo, que además ya viene sufriendo todos los incrementos de los precios de los hoteles y los aéreos.
El país no está en condiciones de permitir estos importes que significan un límite para el desarrollo de la industria turística argentina.
Por otro lado, tampoco se sabe quién va a regular la medida ¿acaso vamos a crear otro ente para que se encargue? Sería absurdo.
Los que van a notar más inmediatamente estos costos son los australianos, los norteamericanos y los canadienses, que justamente son quienes vienen más seguido al país. Y como contraparte, no se le cobra a los brasileros que generalmente están dos o tres días y suelen gastar bastante menos.
Además, con la caída de la moneda brasilera, amaga con desplomarse también la parte del turismo que afluía desde Brasil. La verdad es que tienen la capacidad de poner estas cosas en el peor momento.

ENCUESTA mensajeroweb.com.ar
El país cobrará tasa de entrada a los turistas de países que les cobran a nuestros ciudadanos. Considera Usted que la medida es…
–  21%  Justificada pero aplicada
    en un mal momento.
–  36%  Totalmente justificada.
–  42%  Una medida muy perjudicial.

La medida tomada hace dos semanas, que establece que la Argentina cobre una tasa de ingreso a todos aquellos turistas provenientes de naciones que actualmente exigen pagar a los viajeros argentinos por entrar a sus países, fue objeto de polémica para la industria turística nacional.
La mayoría de las voces del sector se alzaron en repudio del decreto que el Ministro del Interior de la Nación, Florencio Randazzo, definió como un acto de justicia.
Más allá de las consecuencias numéricas que esta disposición provoque en la afluencia de pasajeros hacia la Argentina, queda en descubierto la necesidad aumentar el peso político de las entidades que representan a la industria turística local, para que puedan tener voz y voto en los temas que las involucran en forma directa.