miércoles, 28, octubre, 2020
CubaOnLine

Elena Boente, Vocal suplente de la CAT
“No se trata de un problema de estatutos. Es un tema de filosofía institucional”

“Creo que no se trata de un problema de estatutos. Es absolutamente un tema de filosofía institucional. La Cámara Argentina de Turismo (CAT) tiene que transformarse en líder absoluto en la gestión de la política turística en la Argentina. Sin embargo, las entidades que conforman la CAT nunca mandaron a sus mejores hombres, sino a aquellos podían, en función del contexto y las necesidades.
Generalmente se acuerdan de la CAT sólo a la hora de elegir un presidente, el resto del tiempo somos muy pocos los que estamos dedicándole tiempo y esfuerzo, esto es lo que tendría que cambiar y naturalmente no va a cambiar con una reforma de los estatutos, al contrario, va a ser menor la cantidad de tiempo y esfuerzo que le puedan dedicar.
No comparto la posición de concentrar el poder en cinco personas. No hay tiempo material ni capacidad de gestión por parte de un presidente de una entidad para dedicarle sus esfuerzos a la CAT, que además debe ser prioritaria frente a lo suyo, porque la misión de la CAT es la de representar los intereses de todo el sector privado.
Creo que esto es una movida más electoralista que de búsqueda de objetivos. Lo que pretende la reforma de los estatutos es sacarle protagonismo a aquellos que somos hoy los que salimos al exterior a promover nuestro país, entre otras cosas. No me gusta esta concentración del poder, en absoluto.
El 80 o 90% de los socios activos está totalmente en desacuerdo y eso me consta: ni AAAVyT ni FEDECATUR la aprueban. Hoy, frente a un escenario con un mercado que tambalea, no tendríamos que estar hablando de estatutos, no es el momento, tendríamos que estar hablando de gestión.”

Carlos Alberto Pérez, Director de Eves
“La reforma que se pretende llevar adelante es absurda porque desplaza a los socios activos”

“Yo estuve en la reunión de los socios activos, y defendí durante muchos años la misma postura, contra el criterio del Señor Marco Palacios de la “limpieza” de los mismos.
Además estuve en las reformas anteriores de los estatutos desde el principio de la CAT, y siempre he defendido la fortaleza de los socios activos en la Cámara, porque son motores en el tema político y en el económico.
Otra cuestión importante es la necesidad o no de la reforma de los estatutos. Esto viene como consecuencia de un criterio de Hugo Copertari, posteriormente de Marco Palacios, con el acompañamiento de algunos, no muchos, miembros de las otras entidades.
La reforma que se pretende ahora es un poco más absurda todavía, porque formarían el consejo directivo solamente los presidentes de las entidades, cosa que no comparto.
La Cámara tiene, por un lado, la capacidad de intervenir políticamente porque representa el consenso de las entidades en lo político con respecto al tema del turismo, pero además, lo que defiendo por el lado de los activos es lo relacionado a la rama comercial, porque de las empresas que forman parte de las entidades depende esta cuestión, las promociones en el exterior y demás. Las entidades son muy flojas en este sentido, porque designan miembros de sus comisiones directivas que a veces cumplen con su deber y otras veces no. Por ejemplo, en el consejo directivo de la CAT, la mitad de los miembros, que son representantes de las entidades, no asisten, y sin embargo los activos asisten a todas las reuniones: los titulares, los suplentes, los revisores de cuentas, todos. Por eso es un poco absurdo el tema de esta reforma.”

Annie Millet, Vocal Titular de la CAT
“Creo que la CAT tendría que tener un papel más activo en la política nacional”

“Yo realmente creo que la CAT tendría que tener un papel más activo en la política nacional, porque sino estamos siempre relegados por las acciones de los demás. Creo que la industria del turismo es muy poco considerada. Este sector merece un lugar más importante del que se le asigna porque ha significado una fuente de ingresos y desarrollo crecientes a nivel nacional, y muchas veces nos encontramos con una situación de cierta inferioridad política, que atenta contra cualquier plan que apunte a un aprovechamiento pleno de los recursos.
Ahora que la crisis internacional hace replantear todas las actividades, entre ellas el turismo, todos van a venir a añorarlo junto con la gran cantidad de beneficios que acarreaba. Cuando nosotros estamos produciendo, se cree que todo viene solo, fácilmente, y no sólo queda oculto el intenso trabajo que hay detrás de esta actividad, sino las ventajas que genera en las ramas de la economía, la sociedad y la cultura. Es una industria que, aunque reporta beneficios evidentes, no está suficientemente valorada.
Respecto de la posibilidad de reforma de los estatutos, yo no se si el cambio en este sentido va a traer más peso político, creo que se va a lograr un trabajo más eficiente y efectivo en la medida que estén más claramente limitadas las acciones de cada uno y no haya tanta desproporción en los votos. Me parece bien que los socios activos tengan un voto, en la medida que también discutiéramos cuántos votos le corresponderían a la AHRCC o a las compañías de aviación. Creo que de alguna manera hay que hacer fuerza en conjunto, no importa si son más o menos personas, lo que importa es que quede garantizado el consenso.”

ENCUESTA mensajeroweb.com.ar
Se discute en estos días sobre el papel de la Cámara Argentina de Turismo-CAT-. Usted cree que …

Tendría que involucrarse solamente en los temas del sector?
El papel que desempeña es el correcto y no hay nada que modificar?
Debería tener un rol más activo en la política nacional? 

El tema central que despertó polémicas la semana pasada en el ámbito de la industria del turismo, tiene que ver con la discusión que se está llevando a cabo en el seno de la CAT acerca de la necesidad de un cambio en los estatutos de la entidad.
Detrás de los resquemores internos que suscitó la controversia, la verdadera puja se plantea entre el interés de aumentar el peso político de la institución y el derecho de los socios activos a que su soberanía no se vea trastocada.
El debate que abrió el tema de los estatutos en la CAT, puede ser una oportunidad para replantear el rol que ésta debería ocupar en la industria turística nacional. ¿Será factible conciliar los intereses de centralismo y representatividad dentro de la CAT, para que logre ocupar el lugar que merece en la mesa de los grandes decisores naciona