martes, 24, noviembre, 2020
CubaOnLine

La otra cara de Acapulco
El famoso balneario ubicado sobre la costa del Pacífico está a 395 km. de la ciudad de México. Lamentablemente sus luces de neón y los “clavadistas” han eclipsado las riquezas culturales que se despliegan en sus calles.
Tal vez una de las construcciones históricas más notable sea el Fuerte de San Diego, construido en el siglo XVII para poder defender al puerto de posibles ataques piratas.
Se trata de una fortificación pentagonal irregular que hoy ha sido acondicionado y adaptado para albergar al Museo Histórico de Acapulco.
Ahí se muestra la historia del lugar en interesantes salas que exhiben instrumentos de navegación y cartografía, reproducciones de las embarcaciones que partían hacia el oriente y algunos de los objetos que éstas traían a la Nueva España.
Otro interesante sitio para los visitantes es la Casa de la Máscara, un museo que exhibe más de 1000 máscaras de las siete regiones del estado de Guerrero, así como de Puebla, Michoacán, Morelos y del mundo.

La ciudad de la plata
Considerada desde hace siglos “la capital mexicana de la plata” debería figurar en el recorrido de todos los visitantes que llegan a México.
Si bien su fama se la debe al plateado metal, la ciudad de Taxco de Alarcón es una de las más bellas y admiradas joyas coloniales del país.
Ubicada sobre un cerro que se pensó era de plata pura (tal su riqueza) muestra una fisonomía serpenteante con pintorescos rincones, calles empedradas y espectaculares monumentos coloniales.
De sus construcciones religiosas se destaca la bella Catedral de Santa Prisca, erigida en el siglo XVIII, considerada la “Perla del Barroco Dieciochesco”. Resaltan las columnas y esculturas de cantera rosa que adornan su fachada principal y sus torres, así como los azulejos de su cúpula principal.
Pero sin ninguna duda el acervo cultural de su gente es la que ha dado origen a algunas de las fiestas más impresionantes del país.
Durante la Semana Santa se realizan una serie de procesiones de diferentes cofradías por las principales calles de la ciudad.
Se destaca la procesión de los “flagelantes encapuchados”, que cargan pesados fardos de ramas espinosas, a modo de penitencia.

La gran capital
La capital del país, conocida como la “Ciudad de los Palacios”, cuenta con un Centro Histórico declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Allí se ubican algunos de los tesoros artísticos más preciados del país entre los que se destacan: el Palacio Nacional; la Catedral Metropolitana; el Palacio de Minería; el Palacio de Bellas Artes; la Casa de los Azulejos y la Plaza de Santo Domingo.
De las celebraciones populares una de las más sentidas es la ceremonia del Grito de Independencia en el Zócalo, el 15 de septiembre, en la que se conmemora el inicio de ese movimiento con una gran fiesta llena de luces, música y un desfile interminable de antojitos típicos mexicanos. También el Día de Muertos es una fecha importante a nivel nacional, destacando las bellas ceremonias y ritos que se celebran cada 2 de noviembre en el barrio de Mixquic para recordar